I Shin den Shin

Acerca de enseñar bien

Soy profesor por vocación y quiero enseñar bien. Pero ¿qué es enseñar bien? Hablando de artes marciales, shiatsu o shoodo, todas disciplinas de origen japonés, enseñar bien no consiste simplemente en explicar cómo se hace una técnica, sino que es, en palabras de los antiguos maestros, “exponer al alumno a la forma correcta”. Esto se hace a través de una técnica, sea esta de combate o artística. Ahí es donde la técnica (jutsu) se transforma en DO, cuando sirve como camino para llegar a entender algo, un principio que la trasciende.

Sin embargo esto no parece decir mucho y me recuerda lo que me dijo hace poco Jorge, recriminándome: “tu no me has enseñado nada” y yo quedé plop sacando la cuenta de la cantidad de kata, bunkai, series, ne wazas y tantas otras cosas que con paciencia infinita le he explicado y corregido una y otra vez durante varios años… Pero tengo que admitir que es cierto lo que me dijo, ya que, a pesar de explicarle todas esas técnicas y sus detalles, no había sido capaz de exponerlo a la forma correcta.

Todavía sigo sin decir mucho, pero en pocas palabras, enseñar consiste en exponer al alumno a que viva una experiencia. Puede ser capaz de realizar muchas técnicas pero probablemente no sepa nada si no tiene la experiencia de lo que significa cada cosa, cada posición, cada movimiento y de la importancia de cada detalle y actitud. Es por eso que enseñar es difícil, porque para cada persona puede ser diferente la forma de llegar a vivir una experiencia que le diga de manera innegable cómo son las cosas. De ahí en adelante la técnica puede pasar a segundo lugar.

Al ver a algunos de mis alumnos me siento satisfecho de lo que son capaces de hacer y también me siento frustrado al recordar las veces en que he fracasado al tratar de trasmitir a otros cosas como la importancia de ser humilde, adaptable, tolerante, perseverante y me he quedado en la cascara explicando detalles técnicos. O no he sido capaz de que comprendan que se avanza por esfuerzo propio y que no es necesario que el profesor esté al lado repitiendo y corrigiendo una y otra vez lo mismo. Cuando experimentamos algo no necesitamos explicarlo, ni siquiera ponerlo en palabras, tiene un significado más allá de las palabras. Por eso enseñar bien consistiría en lo que los japoneses dicen: “I shin den shin”, transmitir de corazón a corazón, como una vela enciende a otra.

Esta entrada fue publicada en Karate Do. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s