Kamidana, el espíritu del Shinto

El altar japonés que se encuentra en el dojo

Al entrar a un Dojo tradicional llama la atención una especie de casita japonesa en miniatura ubicada en una repisa sobre la altura de la cabeza en un lugar destacado, al centro de la muralla principal (Kamiza). Al entrar al Dojo se dirige un saludo hacia ese lugar. Esta casita es la Kamidana, un altar tradicional enraizado en el Shintoísmo. En esta casita con puertas se encuentra el nombre de un Kami o espíritu (¿recuerdan Kamikaze?, significa espíritu del viento y salvó a Japón cada vez que iba a ser invadido destruyendo las naves enemigas con terribles vientos y de donde tomaron el nombre los pilotos suicidas de la segunda guerra).
Este espíritu en el caso de nuestra Kamidana es Bushaogami (Bu, guerra, sha, persona o, gran y gami espíritu)
En la Kamidana hay dos pocillos con Sake, un platito con sal, otro con arroz, un tiesto con agua, un florero con una rama de pino y dos velas. Aveces hay otras cosas, pero eso es lo principal. Todo tiene un simbolismo. La sal, como en todas las religiones es símbolo de pureza. El arroz, que fue en oriente el principal y en muchos casos, el único sustento, simboliza las cosas materiales que necesitamos para subsistir. El sake significa el aspecto social, la gente que se junta y comparte con un pocillo de sake. El agua significa la adaptación, ductilidad, generosidad y humildad. El agua beneficia a todos, se adapta a cualquier contorno y lugar. La rama de pino significa la armonía con la naturaleza y longevidad. Las velas significan la luz, el conocimiento, el despertar espiritual.
EL agua y las otras cosas se cambian en plazos determinados y la Kamidana se abre en la mañana y se cierra en la noche, siempre aplaudiendo tres veces y diciendo unas palabras.
Es muy común que un japonés sea católico por ejemplo y tenga Kamidana. Son cosas diferentes. La Kamidana y nuestro cuidado es como predisponerse a aprender, a ser humilde y generoso, paciente, a relacionarse bien con los demás y a vivir en armonía con la naturaleza.
Esta tradición se transmite de maestro a discípulo y se encuentra en las escuelas tradicionales, recordando valores y cuidándonos.

 

Esta entrada fue publicada en Karate Do. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s