Shiki, el ceremonial

Comentario sobre el ceremonial dentro del Dojo.

Viendo que cosa sería interesante compartir en este blog, después de buscar temas, Duarte me sugiere cosas técnicas. Por tanto comienzo por el principio, los saludos o más bien la etiqueta que debe observarse en el Doojo, que es algo, en lo formal, bastante lejano a nuestra cultura y, por tanto, difícil de comprender en un comienzo.
Eso me recuerda un relato zen en el cual un monje, hace un largo viaje para conocer a un maestro muy reputado por su sabiduría. Es recibido por el maestro quien lo primero que hace es ofrecerle un pocillo con saké. El monje horrorizado le dice:”pero Maestro, en la puerta del monasterio dice que por esa puerta no pasará ni sake ni otras cosas (supuestamente prohibidas)” El Maestro tranquilo le dice: no te preocupe porque ese saké lo entramos por la puerta de atrás!
Cada cosa hay que tomarla en su medida. Por eso es que mi posición respecto a la gran cantidad de reglas y obligaciones que deben ser observadas en el Doojo, es que deben ser cuidadosamente seguidas pero por quienes comprenden lo que significan y no repetidas como quien juega al monito mayor o por obligación. Por eso es que no me molesta que la gente no salude como corresponde, se siente de cualquier manera o conversen durante la clase.
La primera cosa de la etiqueta que llama la atención son los saludos. Se saluda al entrar al Dojo desde la puerta hacia la Kamiza o pared principal donde se encuentra la Kamidana o altar japones y otras cosas de significación como emblemas y fotos de maestros. Esto marca una disposición a que en ese lugar se viene a aprender y se agradece el hecho de que este sea un lugar para tal fin. Luego se saluda a la persona de más alto grado que en ese momento es el anfitrión o responsable. Luego se saluda a los condiscípulos. El gesto de inclinación o reverencia consiste en poner la cabeza a un nivel más bajo como símbolo de saber menos y querer aprender, de respeto y de muestra de disposición. En la cultura japonesa nadie quiere ser más que otro y de ahí la interminable serie de inclinaciones. Además todos sabemos menos que otros y podemos aprender de ellos. En este sentido el saludo viene a ser una aceptación de nuestra condición humana de siempre poder estar aprendiendo, de no creerse nunca que se sabe lo suficiente y de aceptar con humildad nuestra ignorancia.
Al comenzar la clase se procede a saludar de la forma tradicional sentado en seiza, por orden de grado. Los saludos son: A la Kamiza, dirigido por el profesor que dice Shomen ni, rei, saludar al frente. Luego son saludados los profesores y ayudantes (Sensei ni rei, daidi Sensei ni rei, reshi ni rei), los alumnos entre si (Otogai ni rei) se hace la meditación (Mokuso) y se declara la disposición de la clase a aprender (onegaeshimasu, rei) al principio de la clase o se agradece al final (arigató gozai mashitá). Esta serie de saludos suele intimidar a cualquiera por la cantidad de reverencias y los tonos marciales en que se dan las ordenes. Por eso muchas veces se hace un simple saludo entre todos, pero en rigor, siempre debería hacerse completa la ceremonia de saludos.
Dentro del Dojo se saluda antes de comenzar a practicar con otra persona, antes de preguntar algo, si uno quiere salir, si uno recibe una orden o una corrección. Cuando uno llega atrasado se saluda para recibir una indicación de qué tiene que hacer o donde situarse.  En fin, se saluda prácticamente para todo y la forma adecuada de hacerlo es parado o sentado, según se encuentre la persona que va a ser saludada para poder poner primero la cabeza al mismo nivel y luego inclinarse.
Otra parte importante de la etiqueta en el Dojo es la forma correcta de pararse y sentarse, de circular sin cruzarse por el medio del Dojo, mantenerse concentrado y en silencio y esforzarse al máximo. También es obligatorio no portar joyas ni adornos.
Este arte marcial viene de una sociedad muy jerarquizada y dentro del Dojo también se observa esta jerarquía pero no en un sentido autoritario, sino en un sentido pedagógico. Tiene más jerarquía quien sabe más y por lo tanto tiene el deber de enseñar, de dar el ejemplo y de preocuparse y cuidar a quienes saben menos. En ocasiones el profesor deja un encargado de dirigir la clase el que toma una mayor jerarquía en ese momento.  En todo caso el tener más jerarquía o saber más no significa que tenga el derecho a andar siempre corrigiendo a los demás  ya que se entiende que cada persona necesita tiempo y comprensión de sus errores.
Dentro de la etiqueta se considera obligatorio pronunciar bien los nombres de las técnicas lo que se nos dificulta en el caso de la letra RE que no tenemos en nuestro idioma y que es un sonido entre nuestra R y L y que erróneamente pronunciamos como RR y también de la diferencia entre sh y ch.
La lista de cosas que deben ser observadas es muy larga. Por ejemplo, cuando un profesor hace una demostración de algo o ejecuta un kata, los alumnos deben sentarse en seiza. Esto tiene varios significados pero el más práctico es que de esa forma todos pueden ver mejor.
Mi posición es que la etiqueta o SHIKI, debe ser algo que se hace porque se entiende su significado, que se enseña con el ejemplo y no por imposición y que denota el grado de comprensión de valores y significados que están “por debajo”, por decirlo de alguna manera.
Sin duda que la observación del ceremonial ayuda a crear un clima propicio para el aprendizaje, donde todos se respetan y cuidan y valoran el conocimiento que se recibe y que se ha transmitido por muchas generaciones y donde todos tienen un lugar y diferentes responsabilidades.

Esta entrada fue publicada en Karate Do. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s