Kata (1)

Algunos comentarios acerca de los kata

Cuando uno comienza a aprender karate se encuentra con que le enseñan unas secuencias de movimientos con saludo al comienzo y final, con muchas complicaciones y detalles. Son los Kata o “forma”. También puede leerse como “base”. Estas series de movimientos son como los libros del karate, es decir, como un compendio en el cual están contenidos conocimientos que se transmitirían al practicante a través de repetirlos incesantemente.
Al principio esto nos suena a misterio o a cuento ya que no somos capaces de ver la relación entre estas especies de coreografías sin sentido con algún tipo de conocimiento.
Con el tiempo estos movimientos se vuelven muy importantes y comienzan a entregarnos muchas informaciones. En ellos se encuentran contenidos  una serie de usos y principios descubiertos hace mucho tiempo y transmitidos por generaciones. Estos conocimientos han nacido de la experiencia de algunas personas que han considerado importante preservarlas para la posteridad en un envase convenientemente protegido. Y es que no basta con simplemente hacerlos una y otra vez sino que para que entreguen su jugo deben ser exprimidos con una práctica constante y a conciencia. Muchas veces los profesores nos sentimos lateros de tanto corregir y repetir los movimientos y dar explicaciones una y otra vez, pero la verdad es que estos movimientos entregan su carga de conocimientos cuando son correctamente ejecutados y, durante la práctica tendemos a deformarlos y modificarlos en forma inconsciente por nuestra mente y cuerpo. Podríamos imaginarnos a los kata como moldes en los cuales nosotros nos metemos y vamos adquiriendo su forma, pero la mayoría de las veces somos nosotros con nuestras limitaciones quienes los deformamos y los adaptamos a nuestra realidad, por ejemplo, según la capacidad de observación, autocrítica, fuerza, elongación…
Cada persona , si no tiene cuidado, va deformando el kata según lo que le es comprensible y ejecutable desde su propia naturaleza. Es así que podemos ver kata hechos con diferentes expresiones y énfasis. Para no confundirnos van algunas indicaciones:
El kata se aprende siguiendo con mucha fidelidad las indicaciones del profesor: primero la forma, proporción de las posiciones, ángulos y trayectorias; después el ritmo y velocidad, momentos de relajación y contracción… Al tratar de hacer los primeros nos enfrentaremos al problema de recordar todos los pasos. Es por eso que en un primer momento no exigimos ni fuerza ni velocidad, sino que solamente que la forma sea correcta, y esto se consigue  haciendo lento y preocupándose de cada detalle. Así es más fácil recordar. Nuestro cuerpo inconscientemente modificará los movimientos de acuerdo a nuestra propia naturaleza, por ejemplo, si no tenemos fuerza suficiente en las piernas haremos las posiciones mas altas o cortas.
Nosotros no somos japoneses por lo tanto no tenemos la capacidad de observación de ellos ni la voluntad de hacer algo miles de veces sin aburrirse ni desconcentrarse, por lo que necesitamos explicaciones, razones y demostraciones para comprender y poder realizar.
Todos los katas de karate, de acuerdo a sus principios, comienzan con una defensa como corresponde a un arte marcial que no es ofensivo. Cada movimiento puede tener uno o más significados o usos, lo que se conoce como bunkai. En nuestro estilo la mayoría de los bunkai pueden terminar con el derribamiento del adversario. Cada movimiento representa una forma de defensa y una forma en la cual aplicar los principios de ceder para vencer.
En nuestra escuela tenemos ocho katas básicos o Kihon Kata, los cuales son Uke Go Dan, Enpi Go Dan, Tegatana Go Dan, Teisho Go Dan, Tsuki Go Dan, Tai Ichi, Guekisay Ichi y Guekisay Ni. Después vienen los katas avanzados: Kanchu, Seichan, Saifa, Seienchin, Ryufa, Seepai, Shissochin, Sanseru, Seesan, Seisan, Suparimpei y Kururunfa. Además están Sanchin y Tensho que simbolizan el Go y Ju.
Cada kata tiene cosas que se repiten de otros pero también conceptos nuevos. Nuestros katas suelen tener variaciones de ritmo a diferencia de otros estilos en que el kata es ejecutado casi siguiendo el compas de un metrónomo. Hacer bien un kata no sólo dependerá de repetirlo muchas veces sino de entender el significado de lo que se está haciendo, es decir hay que conocer el bunkai. Se debe comenzar y terminar en el mismo punto. No deben escucharse sonidos raros o la respiración, tampoco el rostro debe mostrar una actitud agresiva sino que serena e imperturbable. En todo momento debe mantenerse el equilibrio y la concentración.
Es recomendable siempre estarse revisando los katas por básicos que sean ya que uno tiende a modificar las formas o el ritmo. El profesor, de acuerdo al avance del alumno le irá aportando nuevos conocimientos y detalles los que parecieran no terminar nunca. Es por eso que uno podrá observar diferencias entre los alumnos de una misma escuela, lo cual es normal ya que cada uno va en una fase distinta de desarrollo y comprensión, por eso es que no vale la pena discutir por las diferencias que a la larga suelen no serlo. Las partes que nos son difíciles deben entrenarse aparte, lo mismo que los movimientos que aparecen en el kata ejecutados por un solo lado.
Antiguamente los katas eran atesorados y mantenidos en secreto, de ahí que existan diferentes versiones según el grado de comprensión y conocimiento de cada profesor que lo aprendió, desarrolló y transmitió. Esas diferencias no son importantes si es que son coherentes con su bunkai.
Siempre uno tiene técnicas preferidas y no siempre los katas están incluidas, pero quien no desarrolle este aspecto difícilmente avanzará en la senda (DO) y sin duda quienes lo hagan verán los frutos.
Me gusta mucho observar hacer katas a los alumnos, especialmente a los niños. De los cinturones negros más avanzados Mario es uno de los que más disfrutan haciendo katas y nunca está conforme con su ejecución. Nunca se cansa de repetir hasta los katas más básicos y siempre está descubriendo nuevos detalles. Su nivel es muy bueno aunque el nunca se lo cree, por eso es un buen ejemplo para todos y le dedico este artículo que he escrito a su pedido.

Esta entrada fue publicada en Karate Do. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s