Películas y los valores de siempre

Recientemente pude volver a disfrutar de dos de mis películas favoritas: Yakuza (1974) y Black Rain (1989). Ambas tienen en común que ocurren en Japón con occidentales y donde esta presente la temible mafia japonesa, la Yakuza. La primera está protagonizada por Robert Mitchum y la segunda por Michael Douglas. En ambas el actor japonés es Ken Takakura, de excelente desempeño.

Interesante las historias, también ver Japón con diferencia de años. Los mafiosos son los mismos con sus espectaculares tatuajes de cuerpo entero, su maldad y su estricto código moral. Esto puede parecer raro pero sus códigos prácticamente no se diferencian de los de los samurái.

El sentido del deber (Giri), de la lealtad son de una profundidad en la que está involucrada la vida. Esta parte de ambas películas me gustan mucho. Es emocionante ver como la amistad es amistad de veras, como los compromisos se respetan no importa cuántos años hayan transcurrido y que las personas pongan sus valores por encima de sus propias conveniencias. Admiro mucho este aspecto de la cultura japonesa y quisiera encontrar personas que sean capaces de tener valores, respetarlos y ser leales a toda prueba. En nuestro grupo, imbuido del espíritu samurái, son muchos los que tienen ese sentido de lealtad con su escuela, con sus compañeros y profesores. Gracias a ellos hemos podido sobrevivir en un mundo donde el Karate y las artes marciales en general son objetos suntuarios, de entretención, o de competición, sin mayor importancia.

Esto no es poco ya que la mayoría de las personas viven de acuerdo a lo que más les acomoda y de donde pueden obtener algún provecho, sin convicciones ni valores más profundos. El sentido de agradecimiento existe poco y no se valora lo que los demás, sean profesores, o condiscípulos hacen por nosotros en el camino del Do. El egoísmo es quién va ganando en esta carrera de apariencias, conveniencias y ganancias.

Por eso, muchas veces quienes cultivamos estas artes al observar la actitud de las personas nos preguntamos si vale la pena seguir atesorando conocimientos y sistemas de enseñanza con tanto tesón y dedicación para entregárselos a quienes no los sabrán valorar. El Sensei Kido al respecto siempre ha sido muy insistente en que uno tiene que enseñar y enseñar con amor incansablemente aunque parezca que cae en saco roto porque tarde o temprano las personas tomarán consciencia del significado profundo de esta sabiduría. En parte por eso es el gran respeto, enorme afecto y agradecimiento que siento por él. Pero, por otro lado, otros respetables profesores consideran que solamente hay que enseñarles a las personas que hacen méritos suficientes como para ser tomados en cuenta y son dignos de darse el trabajo de enseñarles. Dicho en otra frase conocida que se me viene a la cabeza es que “no hay que darles perlas a los chanchos”. Entonces es como un dilema Zen: ¿le enseñamos a todos con gran amor y paciencia y solamente a algunos pocos que se lo merecen? Personalmente me he sentido impresionado de ver las actitudes que pueden llegar a tener algunas personas con tal de sacar una ganancia, un beneficio demostrando que de valores y de lealtad no tienen nada. Quizás sirvan para poner a prueba el temple de mis convicciones o para abrirme los ojos y ser capaz de ralear de maleza el campo. Veremos que es lo más verdadero, mientras los invito a ver esas dos grandes y entretenidas películas que tanto he disfrutado.

Esta entrada fue publicada en Relatos. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Películas y los valores de siempre

  1. Raquel dijo:

    3. JIN (Compasión) CODIGO BUSHIDO.
    Mediante un entrenamiento intenso el samurai se convierte en rápido y fuerte. No es
    como el resto de los hombres, ya que desarrolla un poder tan grande que debe ser usado
    solo para el bien de todos.
    El samurai debe tener compasión. El samurai debe ayudar a sus hermanos en cualquier
    oportunidad. Si la oportunidad no surge, se sale de su camino para encontrarla.

    Uno de los valores que mas admiro en un samurai es el amor al projimo, el cual lo puede llevar a dar su vida por sus semejantes si se combina con otros valores del Codigo Bushido como son honor, lealtad y justicia. Asi como es el ying y el yang, asi es la luz y la oscuridad en las personas y asi tambien depende mucho de que lado estas alimenten. Hay que respetar el Do de cada persona, su libre alberdio; ya que a lo mejor necesita un poco mas de oscuridad para poder despertar libre al satori y valorarlo. Creo que las enseñanzas no caen en saco roto, sino que se demoraran mas en salir a luz y lo haran cuando ese espiritu alcance al fin la iluminacion. Gracias Sensei por tu enseñanza y por compartir.

  2. Jota dijo:

    Que gran verdad detrás del artículo Sensei,…quizas, que en el camino de la vida sólo perduran aquellos valores y principios que son inherentes a las convicciones de cada uno de sus portadores, su cuna y su formación,..el resto, cae por su propio peso.

  3. Andrea Ortiz dijo:

    Hola Sensei!!!

    Si bien no soy buena comentando cada cosa que se publica quiero felicitarlo por este articulo, es muy interesante y profundo y tal vez, si hubiese que resumirlo seria el camino. Do.

    Tiene varios dones que ha sabido aprovechar. Una es la enseñanza porque hay que tener corazón y mente para eso y otro es el don de la escritura que se le da muy bien 😉

    Cariños
    Andrea Ortiz

  4. ¡¡Hola Sensei¡¡¡ que lindas palabras, coincido en los valores morales que son valores sin tiempo, se es o no se es….son codigos que representan el mas alto honor y rango humano, calidad moral que no se transa con gananciales de ningun tipo, lealtades heredadas y ancestrales, la compasion es tb la nobleza de quien con su temple ha forjado su corazon en la comprension y el mas alto amor humano en la tolerancia… saludos Pilar

  5. Mario Ojeda dijo:

    Esta bitácora me trajo a la mente dos experiencias que viví junto a Sensei R.Peña y que vale la pena recordar; la primera allá por el año 1988, Sensei me pide lo acompañe al exámen práctico que tenía que dar ante la mesa examinadora para la regulación de los Profesores de Artes Marciales según la Ley 17 mil y algo, y me pide que lo acompañe como Tori (ayudante o pushing-ball también podría llamarse). En la mesa estaban entre otros, SiFú Miguel De Lucca (KungFu), SenSei J.Rojo (Aikido), el director de deportes de las FFAA, y un largo etcétera, eran como 12 o 15 personas. Comenzó ejecutando Kata SeiPai ( en su versión 1.0 que era bastante más GO en su ejecución), después lo ejecutamos en conjunto y después fue mostrando el Bunkai completo al mismo tiempo que explicaba los detalles en voz alta. Yo me contagié rápidamente de la excelencia mostrada por SenSei Rodrigo y nos resultó al final una mini-exhibición de primerísima línea, o sea fue sencillamente “espectacular”, uds. podrán imaginárselo. Fue un poco desmoralizante para los otros profesores que estaban dando exámen también porque el nivel que mostramos fue muy muy difícil de poder opacar, sobre todo si se trataba de otros estilos. También fue complicado para la mesa examinadora porque varios se vieron superados por lo que vieron, o sea no entendieron un 100% y eso quedó claro con las preguntas que hicieron después.
    Al final del exámen (que nuestro Sensei aprobó con la nota más alta que se había dado alguna vez) se acercó a nosotros Sensei Jorge Rojo y después de saludarnos dijo: “Rodrigo, Ud. no puede darle perlas a los chanchos, eso no más le digo”, después nos felicitó y nos invitó a entrenar a su Dojo algún día (cosa que hicimos pero eso da para otra historia).

    Años después estando con Sensei Oshiro cuando nos vino a tomar exámen, ya casi al final de todo un día de exámen, uno de los presentes dijo algo relacionado con la antigua KenShinKan y antes de que terminara Sensei Oshiro lo interrumpe y le llama fuertemente la atención por su comentario. Les recordó que Sensei Rodrigo había aprendido desde 0 su Karate en esa escuela y que lo tomáramos como ejemplo de que jamás se debía mostrar irrespetuosidad hacia quién te enseñó tus primeros pasos en Karate. Nos reconvino a todos a ser Guerreros que si bien no nos debemos a un amo, si nos debemos en lo que es el Karate a nuestro Sensei, quién nos enseñó todo lo que sabemos. Y eso es algo innegable y que nadie nos puede quitar, y que debemos atesorar cada detalle de enseñanza porque es único e irrepetible, y es la base para que la Academia pueda sobrevivir en el tiempo y tenemos que pasarlo a las generaciones con menos experiencia. El Karate no se puede comprar, la enseñanza es algo único y que no tiene precio. Y eso nunca lo apartemos de nuestra mente, y eso es el mejor pago directo que le podemos dar a Sensei Rodrigo, nunca olvidar que un día fuimos cinturón Blanco y que no sabíamos nada de Karate y que él nos acompañó en nuestra transformación. SALUDOS a todos.

  6. Sebastian de la Vega dijo:

    Saludos Sensei Rodrigo! Buena bitacora! Mis mejores deseos para su escuela!
    Un abrazo

  7. Virginia Cortínez dijo:

    Me encantó la bitácora, siempre me ha gustado la generosidad de nuestro Sensei para compartir sus conocimientos, lo que va acompañado de su capacidad didáctica, su vocación pedagógica y

    su creatividad, como sea encuentra el recurso preciso para enseñar a cada alumno de acuerdo a sus capacidades.
    Rodrigo: no cambies tu decisión de”enseñar y enseñar incansablemente aunque parezca que cae en saco roto”, que ya sabemos fue inspirada en las palabras de Sensei Kido.
    Mario, gracias por tus recuerdos, son un muy buen aporte para la escuela. Saludos a todos. Virginia.

  8. JORGE SABOR dijo:

    Como comentarista de las películas que viste, veo en ti Sensei un buen ojo para la apreciación cinematográfica además de ir concatenando a tu apreciación por la vida y dejar mensajes que a muchos, o tal vez a pocos, se nos revuelven “los interiores” por la existencia de ese tipo de personas. Muy acotado tu comentario de la manera de ser humana. Pero los que lo tienen, el don de entrar a nuestro doojo que entren y aprovechen en buena forma lo que la sabiduría enseña.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s