Último examen, mayo 2012

Últimos graduados, falta Christof que estaba enfermo.Me gustó mucho este último examen porque hubo desde amarillo hasta café, desde niños hasta adultos, hombres y mujeres. Esto dice mucho de nuestra escuela, de nuestra diversidad y capacidad de enseñarles a todos. Creo que si tuviera que buscar un rasgo único  y distintivo sería ese, que somos un grupo tremendamente heterogéneo. En otras escuelas existe una especie de perfil del alumno. Lo vimos muy claramente en el grupo que tenía el fallecido Mario Calvo en el gimnasio Building de la calle Manquehue y en tantos otros.   Tiene que haber un tipo de alumno que calce con el sistema, por ejemplo, tipos grandes, musculosos y que les guste “darse” (pegarse). Sin embargo cuando un sistema se basa en principios universales verdaderos y sus sistemas son acordes con eso y completos, cualquier persona con o sin condiciones puede tener la seguridad de que aprenderá. Así quedó demostrado en el último examen, donde encontramos varias personas con cualidades corrientes que logran hacer cosas de gran dificultad con mucha calidad. Eso es un mérito de nuestro acabado sistema de enseñanza y, sin duda, de la dedicación, esfuerzo y entrega de los alumnos. En una escuela es normal que un pequeño porcentaje, digamos el diez por ciento, logre hacer algo tan difícil como un ushiro tobi geri. En nuestra escuela prácticamente todos lo hacen con un buen nivel técnico. Lo mismo los ukemis y tantas otras cosas. A menudo para lograr ejecutar algo de gran complejidad se necesita dividirlo artificialmente en partes simples y desarrollar estas. Luego armar. Para eso hay que tener una idea de que va pasando en cada momento y cuales son las partes más difíciles o que requieren desarrollar algo especial, por ejemplo una fuerza, una elongación, una trayectoria.

De todas las partes que componen algo las personas hacemos algunas con facilidad pero otras nos cuestan mucho. Ahí está el mérito de dedicarse a desarrollar esas ya que es lo que más cuesta. El sistema japonés es así en general, desarrollar lo que falta y no solamente dedicarse a lo que hacemos bien. Así vamos acostumbrándonos a lidiar con lo que nos cuesta y a saber desarrollarlo con algún sistema.

Es corriente que las personas creamos firmemente en que hay algo que no podremos hacer. Hace poco me tocó estudiar el aprendizaje en adultos y eso es típico, creer que algo no se puede, o no se puede de determinada manera. Por ejemplo: “no puedo aprender por internet, necesito que el profesor esté a mi lado”. Esas limitaciones por lo general las ponemos nosotros mismos. Buscamos razones que nos avalen. Algunas muy poco válidas: “es que nunca lo he hecho”. Ahí estamos los profesores para guiar y muchas veces convencer a las personas de que pueden. Una vez logrado eso, se produce un cambio y una apertura mental hacia lo aparentemente imposible de aprender. Esa actitud se hará extensiva al resto de las cosas de manera que las personas se verán beneficiadas en su vidas. Eso les deseo a Cristof, Gonzalo, Marcello, Camila, Martín, Patricio y Pablo, junto con felicitarlos calurosamente y agradecer a los Cinturones Negros que estuvieron en la mesa examinadora.

Esta entrada fue publicada en Noticias. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Último examen, mayo 2012

  1. Juan Carlos Chavez dijo:

    que palabras mas sabias y simples a la vez, sera por que las cosas que tenemos a la mano no la sabemos aquilatar, gracias sensei por ser un grande y darnos a todos la oportunidad de crecer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s